lunes, 15 de septiembre de 2008

Hogar, dulce hogar


Ante la posibilidad de ver invadida su intimidad, esta araña se enfrenta sin miedo al agresor que finalmente la dejará vivir plácidamente en su agujero excavado en el suelo.

No hay comentarios: